viernes, 6 de mayo de 2016

Ideas y propuestas para desarrollar la dimensión social de la biblioteca escolar








La biblioteca con su uso y con la actividad que en ella se realiza, es generadora de experiencias lectoras y de aprendizaje. Experiencias que son personales y a la vez colectivas. La biblioteca es el lugar donde encontramos los libros, donde leemos y donde compartimos lo que leemos. 

La biblioteca puede convertirse así en el referente cultural de la comunidad y un agente de desarrollo comunitario.

Es por esta razón que hemos de fomentar el uso de la biblioteca en franjas horarias específicas y en diversidad de situaciones y actividades. Actividad curricular, por parte de grupos-clase en diferentes tipos de agrupaciones, y actividad no académica. Porqué la biblioteca también ha de poder actuar como espacio abierto al alumnado en horas de recreo, comedor o tardes no lectivas. Abierta a las famílias. 

La actividad (uso de la biblioteca en sus diversas posibilidades) genera vivencias. La biblioteca con su uso pasa a ser una experiencia.  Este es el primer aspecto a desarrollar. Si la biblioteca no es sinónimo de vida vinculada a actividad de la escuela, no podremos avanzar es el desarrollo de sus otras dimensiones (curricular y pedagógica). Su dimensión social es la base sobre la que podremos construir todo lo demás. Ha de ser nuestra prioridad. Hemos de empezar por aquí.

1. CÓMO GESTIONAR EL USO DE LA BIBLIOTECA 

Ideas/propuestas
  • Dotar de carga horaria a la biblioteca. No se trata de añadir sino de realizar actividad que ya hacemos (o tendríamos que hacer) pero utilizando para ello la biblioteca. La biblioteca ha de recibir en su espacio actividad de las programaciones de aula y de los proyectos generales del centro.
  • Gestionar el uso lectivo de la biblioteca desde los equipos u órganos de coordinación existentes, organizando horarios y prioridades de uso si se solapan propuestas. Implica establecer corresponsabilidad docente para la obertura de la biblioteca en horario lectivo. 
  • Fomentar la colaboración de las familias y voluntarios de biblioteca en su obertura extraescolar. 
  • Dotar al responsable de la biblioteca de la responsabilidad de coordinar todas estas acciones.

2. CÓMO GESTIONAR EL ESPACIO FÍSICO

Ideas/propuestas
  • Diseñar el espacio de la biblioteca como un entorno social. Considerar los aspectos necesarios para que sea un espacio flexible y acogedor que despierte el interés de la comunidad.
  • Considerar la biblioteca como un proyecto colectivo. Fomentar la participación de las familias y toda comunidad educativa (también alumnos) en la organización o renovación del espacio de la biblioteca. Distribuir tareas a los recursos humanos disponibles.
  • Mantener el orden (infraestructura y materiales) implicando a los alumnos en esta tarea. La biblioteca tiene que ordenarse diariamente. Para ello los alumnos tienen que comprender con qué criterio están clasificados los materiales. Si participan previamente en la definición de estos criterios y en la clasificación de los libros, ordenarlos será más fácil y entretenido para ellos.

3. CÓMO DISEÑAR EL ESPACIO FÍSICO COMO ENTORNO SOCIAL 

Ideas/propuestas

A) Ganar flexibilidad - Diseñar un espacio versátil que favorezca distintos usos. La biblioteca como espacio multifuncional donde se pueda leer de forma individual o en actividades colectivas, realizar trabajos en grupos pequeños y en gran grupo; realizar presentaciones de libros, películas, trabajos del alumnado; llevar a cabo actividades formativas y culturales de muy distinto signo para todos los sectores de la comunidad educativa.
  • Favorecer en la distribución del mobiliario que el espacio sea amplio y diáfano. Se trata de generar un ambiente que disponga de cierta movilidad. Desarrollar zonas laterales fijas y secciones centrales móviles. 
  • Incorporar mobiliario modular. Ello permite adecuar el mismo espacio para diferentes tipos de actividad (la lectura personal, la lectura compartida o el trabajo en grupo...)
  • Dotar tecnológicamente la biblioteca de forma proporcionada. Hay que procurar que el espacio central de la biblioteca no se vea hipotecado por esta cuestión. 

B) Crear un ambiente acogedor - Cuidar la estética de la biblioteca para que genere una atmósfera especifica. Considerar para ello los gustos del tipo de alumnado. Se trata de crear un ambiente que diferencia la biblioteca de otros espacios del centro y que propicia el tipo de actividad que se realiza en ella.
  • Personalizar la biblioteca impregnándola de carácter propio. 
  • Considerar el uso de colores en las paredes, el mobiliario, la iluminación y la rotulación. 

C) Despertar el interés de la comunidad  - Mostrar los recursos de forma adecuada a la edad de nuestros alumnos. La biblioteca debe mostrar en su espacio sus recursos como si fuera un gran escaparate y mantener en un almacén externo o en espacios reservados el fondo que normalmente no se utiliza.
  • Organizar la colección con criterios normalizados adaptados a nuestros alumnos. El objetivo es fomentar su autonomía en el uso de la biblioteca. 
  • Organizar la colección con una disposición atrayente de los materiales. Disponer de mobiliario para material específico (expositores, revisteros...) Romper en algunos casos con la tradicional disposición lineal. 
  • Incorporar en los libros elementos visuales como son los pictogramas. Así es más fácil diferenciarlos según diversos géneros o temáticas.
  • Realizar exposiciones de diversos materiales en la biblioteca. Pueden ser de carácter permanente o temporal que se pueden vincular a efemérides o proyectos concretos del centro.