lunes, 23 de mayo de 2016

Trazando caminos de posibilidad. Visualirzar la biblioteca escolar como algo más que un centro de recursos

Actualmente la existencia de bibliotecas en los centros escolares depende de la existencia o no de una corresponsabilidad educativa en los equipos docentes para su desarrollo y del compromiso del centro para el fomento de la lectura vinculado a la idea de comunidad lectora.

En este sentido, si es así, hay que visualizar la biblioteca de otro modo, hay que ir más allá del concepto de biblioteca como un centro de recursos y abrir las puertas a su dimensión social y comunitaria. Es su verdadera misión. Se trata de considerar a la biblioteca escolar como agente educativo, llevando a cabo las cuatro funciones básicas que el modelo actual ya le otorga dentro de la escuela:
  1. La dinamización de la lectura.
  2. La formación en competencias vinculadas a la gestión de la información y el conocimiento.
  3. La mediación en contenidos y recursos para las aulas.
  4. La acción compensadora y socializadora dentro de la comunidad.
Desde esta prespectiva se pueden trazar caminos de posibilidad contemplando diferentes escenarios, porqué la relevancia y valor de una biblioteca en un centro educativo radica en la capacidad real que pueda tener el propio centro de activarla. Esto significa situar su acción en el ámbito curricular y determinar un modelo de gestión que permita su encaje en el sistema organizativo del centro.

Para realizar este paso decidido ha de haber una voluntad colectiva, el propósito de implementar la biblioteca como un recurso estratégico para el desarrollo del Proyecto de Centro en aspectos clave como son el fomento de la lectura y la formación en competencias vinculadas al uso de la información.

Los centros educativos necesitan por parte de la administración educativa orientaciones y pautas para la implementación de bibliotecas escolares bajo esta prespectiva, considerando la especificidad de cada etapa educativa pero también los cambios sociales que han afectando de lleno las prácticas lectoras e informativas de nuestros alumnos en la última década. Las orientaciones y propuestas de acción deben acompañarse de un marco teórico y de ejemplificaciones prácticas que den visibilidad a la tarea que se está realizando actualmente en las bibliotecas de centros educativos tanto públicos como concertados.

Todo esto debería permitir a la biblioteca poder encontrar su lugar dentro de la estructura organizativa escolar considerando tanto el rigor profesional que requiere la gestión de una infraestructura bibliotecaria como las necesidades concretas del contexto propio del centro.

jueves, 19 de mayo de 2016

La colección distribuida. Provisión de recursos y propuestas de lectura a las aulas desde la biblioteca escolar

La biblioteca debe distribuir recursos a las aulas pero también puede proporcionar servicios específicos desde el entorno virtual como la creación de selecciones digitales temáticas o la confección de productos de difusión para presentar propuestas concretas de lectura.

Estos servicios de provisión de recursos son acciones de apoyo curricular vinculados a la programación docente, ya que tienen como objetivo facilitar la realización de las actividades de lectura y los proyectos de investigación, y nacen como requerimiento de las aulas o de un proyecto de centro.

Los servicios de información deben dar respuesta a tres necesidades que tiene el centro en referencia a la gestión de los recursos:

1. La necesidad de centralizar esta gestión para garantizar su disponibilidad.
2. El establecer mecanismos para distribuir de forma adecuada (con unos criterios definidos, bajo registro...).
3. La necesidad de comunicar la existencia y valor de determinados recursos que pueden ser relevantes para las tareas y proyectos escolares.

Provisión de recursos impresos

La provisión de recursos impresos en las aulas en relación a actividades curriculares, actividades de lectura o proyectos de investigación se puede realizar en diferentes formatos utilizando carros, cajas y cestos, o condicionando bibliotecas de aulas.

a) Lotes propios (cajas, cestas...)

Este servicio se puede vincular al Proyecto de Lectura de Centro. La biblioteca proporciona una selección de lecturas o itinerarios lectores adecuados al nivel lector del alumnado. También se pueden prestar lotes de un título específico considerando el número de ejemplares necesarios para la totalidad de alumnos y para una actividad concreta. En cuanto a los libros de conocimientos la biblioteca puede depositar en el aula por un tiempo determinado una selección de materiales para trabajar un tema concreto. Si la biblioteca no dispone de muchos recursos puede contar con el apoyo de la biblioteca pública para complementarlos. Estas realizan préstamos de larga duración en los centros educativos sin coste económico.

b) Lotes externos (maletas temáticas de entidades educativas, sociales...)

La biblioteca puede proporcionar lotes temáticos (o maletas) de otras entidades gestionando su uso dentro del centro educativo. En Catalunya los Centros de Recursos Pedagógicos (CRP) confeccionan Bibliomaletas o Maletas pedagógicas con una selección de recursos sobre un tema específico o una tipología concreta de libro (de conocimientos o novelas juveniles, cómics, álbumes ilustrados ...). Por su parte, las bibliotecas públicas también elaboran maletas o lotes con el objetivo de potenciar el gusto por la lectura de la misma manera que lo hacen los CRP.

Selecciones de recursos digitales

En referencia a los recursos digitales si lo que queremos desde la biblioteca es formar parte de los entornos personales de aprendizaje de nuestros alumnos, hay que proporcionarles entornos digitales específicos que sean para ellos referentes para la realización de determinadas tareas escolares. Este es el caso de las actividades de lectura o los trabajos de investigación. La biblioteca puede generar entornos para estos ámbitos con herramientas 2.0 como Blogspot, Pinterest, Symbaloo, o padlet que los alumnos puedan agregar en sus entornos digitales personales.

Para que estas acciones comunicativas sean efectivas como servicios de apoyo curricular es necesario que el portal de la biblioteca, que es el entorno virtual que las aglutina, sea accesible no sólo desde la web del centro sino también desde el espacio virtual de aula o bien desde el propio entorno personal de aprendizaje del alumnado. Trabajar en una plataforma digital de acceso abierto a la comunidad educativa como es el portal digital de la biblioteca permite que la misma información sea accesible desde lugares diferentes.

a) Entornos digitales de aula

La biblioteca puede proporcionar selecciones de recursos digitales dirigidos a un grupo-clase o unos niveles educativos concretos creando entornos digitales específicos para las aulas. Aqui tenemos ejemplos en centros de secundaria:

Symbalo Secció de recursos de l’Antiga Roma (Escola Pia d’Olot. La Garrotxa)
Secció de recursos per a la area de socials (Escola Pia Nostra Senyora. Barcelona)
Secció de recursos sobre dislèxia (Escola Pia Nostra Senyora. Barcelona)
La biblioteca oberta. (IES Miquel Biada. Mataró. Maresme)
Bibliovirtual 1 - Obres de referència, filosofia, religió i ciències socials
Bibliovirtual 2 - Ciències pures i llengües
Bibliovirtual 3 - Ciències aplicades, Belles Arts, música, esport i literatura
Bibliovirtual 4 - Geografia i història
Blogspot Recursos de matemàtiques (IES Sant Llorenç de Morunys. Solsonès)
Recursos de socials (IES Sant Llorenç de Morunys. Solsonès)
Pinterest. Educació visual i plàstica (IES Francesc Ribalta. Solsona. Solsonès)
Padlet. Recursos de la poesia de la Joana Raspall (Escola del Clot. Barcelona)

a) Entorno digital de apoyo a la investigación

La biblioteca puede apoyar los proyectos de investigación elaborando una selección de recursos digitales pensados ​​para facilitar el desarrollo del trabajo de síntesis en la ESO, el proyecto de investigación en 4º de ESO o en Catalunya el caso de los TR en el Bachillerato. La biblioteca puede incidir en la primera fase de búsqueda y localización de información donde se orienta al alumnado en el uso de determinadas fuentes especializadas (catálogos de las bibliotecas públicas, universitarias, especializadas, archivos, portales educativos, bibliotecas digitales, depósitos digitales educativos, bases de datos...) Aqui tenemos ejemplos en centros de secundaria:

Symbaloo. Secció de premsa digital (Escola Pia d’Olot. Olot. La Garrotxa)
BlogspotSecció especifica pel treball de recerca (Escola Pia Nostre Senyor. Barcelona)
Selecció de recursos digitals generals (Escola Joan Pelegrí. Barcelona)
Recursos electrònics per als treballs de recerca (IES Eugeni d’Ors. Vilafranca del Penedès)
Biblioteca Digital (IES Llagostera. Girona)

viernes, 6 de mayo de 2016

Ideas y propuestas para desarrollar la dimensión social de la biblioteca escolar








La biblioteca con su uso y con la actividad que en ella se realiza, es generadora de experiencias lectoras y de aprendizaje. Experiencias que son personales y a la vez colectivas. La biblioteca es en el lugar donde encontramos los libros, donde leemos y donde compartimos lo que leemos. 

La biblioteca puede convertirse así en el referente cultural de la comunidad y un agente de desarrollo comunitario.

Es por esta razón que hemos de fomentar el uso de la biblioteca en franjas horarias específicas y en diversidad de situaciones y actividades. Actividad curricular, por parte de grupos-clase en diferentes tipos de agrupaciones, y actividad no académica. Porqué la biblioteca también ha de poder actuar como espacio abierto al alumnado en horas de recreo, comedor o tardes no lectivas. Abierta a las famílias. 

La actividad (uso de la biblioteca en sus diversas posibilidades) genera vivencias. La biblioteca con su uso pasa a ser una experiencia.  Este es el primer aspecto a desarrollar. Si la biblioteca no es sinónimo de vida vinculada a actividad de la escuela, no podremos avanzar es el desarrollo de sus otras dimensiones (curricular y pedagógica). Su dimensión social es la base sobre la que podremos construir todo lo demás. Ha de ser nuestra prioridad. Hemos de empezar por aquí.

1. CÓMO GESTIONAR EL USO DE LA BIBLIOTECA 

Ideas/propuestas
  • Dotar de carga horaria a la biblioteca. No se trata de añadir sino de realizar actividad que ya hacemos (o tendríamos que hacer) pero utilizando para ello la biblioteca. La biblioteca ha de recibir en su espacio actividad de las programaciones de aula y de los proyectos generales del centro.
  • Gestionar el uso lectivo de la biblioteca desde los equipos u órganos de coordinación existentes, organizando horarios y prioridades de uso si se solapan propuestas. Implica establecer corresponsabilidad docente para la obertura de la biblioteca en horario lectivo. 
  • Fomentar la colaboración de las familias y voluntarios de biblioteca en su obertura extraescolar. 
  • Dotar al responsable de la biblioteca de la responsabilidad de coordinar todas estas acciones.

2. CÓMO GESTIONAR EL ESPACIO FÍSICO

Ideas/propuestas
  • Diseñar el espacio de la biblioteca como un entorno social. Considerar los aspectos necesarios para que sea un espacio flexible y acogedor que despierte el interés de la comunidad.
  • Considerar la biblioteca como un proyecto colectivo. Fomentar la participación de las familias y toda comunidad educativa (también alumnos) en la organización o renovación del espacio de la biblioteca. Distribuir tareas a los recursos humanos disponibles.
  • Mantener el orden (infraestructura y materiales) implicando a los alumnos en esta tarea. La biblioteca tiene que ordenarse diariamente. Para ello los alumnos tienen que comprender con qué criterio están clasificados los materiales. Si participan previamente en la definición de estos criterios y en la clasificación de los libros, ordenarlos será más fácil y entretenido para ellos.

3. CÓMO DISEÑAR EL ESPACIO FÍSICO COMO ENTORNO SOCIAL 

Ideas/propuestas

A) Ganar flexibilidad - Diseñar un espacio versátil que favorezca distintos usos. La biblioteca como espacio multifuncional donde se pueda leer de forma individual o en actividades colectivas, realizar trabajos en grupos pequeños y en gran grupo; realizar presentaciones de libros, películas, trabajos del alumnado; llevar a cabo actividades formativas y culturales de muy distinto signo para todos los sectores de la comunidad educativa.
  • Favorecer en la distribución del mobiliario que el espacio sea amplio y diáfano. Se trata de generar un ambiente que disponga de cierta movilidad. Desarrollar zonas laterales fijas y secciones centrales móviles. 
  • Incorporar mobiliario modular. Ello permite adecuar el mismo espacio para diferentes tipos de actividad (la lectura personal, la lectura compartida o el trabajo en grupo...)
  • Dotar tecnológicamente la biblioteca de forma proporcionada. Hay que procurar que el espacio central de la biblioteca no se vea hipotecado por esta cuestión. 

B) Crear un ambiente acogedor - Cuidar la estética de la biblioteca para que genere una atmósfera especifica. Considerar para ello los gustos del tipo de alumnado. Se trata de crear un ambiente que diferencia la biblioteca de otros espacios del centro y que propicia el tipo de actividad que se realiza en ella.
  • Personalizar la biblioteca impregnándola de carácter propio. 
  • Considerar el uso de colores en las paredes, el mobiliario, la iluminación y la rotulación. 

C) Despertar el interés de la comunidad  - Mostrar los recursos de forma adecuada a la edad de nuestros alumnos. La biblioteca debe mostrar en su espacio sus recursos como si fuera un gran escaparate y mantener en un almacén externo o en espacios reservados el fondo que normalmente no se utiliza.
  • Organizar la colección con criterios normalizados adaptados a nuestros alumnos. El objetivo es fomentar su autonomía en el uso de la biblioteca. 
  • Organizar la colección con una disposición atrayente de los materiales. Disponer de mobiliario para material específico (expositores, revisteros...) Romper en algunos casos con la tradicional disposición lineal. 
  • Incorporar en los libros elementos visuales como son los pictogramas. Así es más fácil diferenciarlos según diversos géneros o temáticas.
  • Realizar exposiciones de diversos materiales en la biblioteca. Pueden ser de carácter permanente o temporal que se pueden vincular a efemérides o proyectos concretos del centro.